Tatyana Markus

Tatyana Yossifovna Markus nació en Ucrania en 1921, en Romny, de una familia judía con 6 hijos. Cuando niña, su familia se mudó a Kyiv, donde ella se graduó de la escuela.

Desgraciadamente, al ella tener ya 20 años de edad, en 1941, el ejercito nazi entró a la ciudad de Kyiv. Entonces ella tuvo que convertirse en una gran guerrera de la resistencia, que los nazis llegaron a temer.

Cuando dicho ejército realizaba una marcha, ella estaba ahí para recibirlos con flores en la mano. Pero en lugar de agitarlas sobre la triunfante tropa, las arrojó a ellos, junto con unas granadas, que mataron a 4 soldados. Su padre lanzó una segunda granada, que logró distraerlos de la atención de Tanya. 

A principios del siglo XX los únicos que eran circuncidados eran los judíos, lo que constituía un punto débil de los hombres de la resistencia; el padre de Tatyana fue rápidamente localizado, capturado y muerto. 

Pero las mujeres no poseían esa desventaja, y eran muy buenas agentes secretas de la resistencia. De este grupo, menos del 10% eran mujeres, y la mayoría se dedicaba a labores propias de su género (en la época): cuidar enfermos, niños o cocinar. 

Pero unas cuantas se destacaban en esta actividad y llegaban a lograr incluso cierto liderazgo dentro del movimiento anti-nazi; Tatyana Markus fue una de ellas. 

Tomó el alias de Tatyana o Tatiana Markusidze, la hija de un príncipe georgiano que había sido asesinado por los bolcheviques. 

Con esta falsa historia, ella pretendía odiar a los soviéticos, y estar del lado de los Nazis. 

Realizaba exitosamente operativos de espionaje; se ganó la confianza de varios oficiales enemigos y obtuvo infomación muy importante que permitió a la resistencia eliminarlos. 

Ella obtenía empleos en cantinas, en donde agregaba veneno a la comida y bebidas de los oficiales, y debido a su belleza incluso llegó a atraer a oficiales nazis y llevarlos a lugares aislados, en donde los mataba ella misma. 

Pero esto no pasó desapercibido para la Gestapo, quienes lanzaron un operativo para identificarla y capturarla. Mientras escapaba el 22 de agosto de 1942 cruzando el Dnipro, fue capturada e interrogada brutalmente durante 5 meses, lo que se intensificó al descubrir su origen étnico. Aunque a pesar de la tortura, la heroina no les dio ninguna información sobre la resistencia.

Entonces fue asesinada en enero de 1943 y, de acuerdo con algunos testigos, su cuerpo fue lanzado a una fosa común en Babi Yar, junto con varios miles de judios.

Varios años después, en 1946, en un reporte distrital del partido comunista que trataba sobre el período de ocupación, se habló sobre “la valiente muchacha Komsomol que no conocía el miedo,  Tanya Marcus, más conocida como Markusidze, quien eliminó personalmente a docenas de oficiales y colaboradores. Ella realizó también varias operaciones en beneficio de la organización preparando sabotajes, etc.”

Luego de la caída de la Unión Soviética se erigió una estatua en honor a esta valiente muchacha que dió su vida en la lucha contra los nazis, y fue inaugurada en el parque Babi Yar en Kyiv en 2009, algunos años después de haber sido nombrada “Heroína de Ucrania” el 21 de septiembre de 2006, cuando hubiera cumplido 85 años.

ref

El parque Babi Yar se encuentra ubicado en la calle Oranzhereina, Kyiv, Ucrania. Se puede acceder a él por la linea de metro verde, llamada “Syretsko-Pecherska”, y bajándose en la estación”Dorohozhychi” (Дорогожичі), o si se va conduciendo, por la calle Melnykova en dirección noroeste (si se va desde la Plaza de la Independencia).

TANYA

El escritor judío Peter Medvinsky escribió este poema “a la sagrada memoria de Tanya Marcus y todos los mártires y héroes de holocausto, conocidos y desconocidos”.

El hombre que entró a mi camarote en aquel tren que cruzaba la Ucrania tomada por el invierno, aparentaba el doble de mi edad, pero fuerte y  duro; el tipo de persona cuya juventud fue ruda; él dijo “hola”, una pausa, y tomó asiento. 

El tren avanzaba, mirábamos hacia afuera; Otro pueblo estaba a la vista; Un parque, una iglesia, un monumento a un guerrero colgado de la Resistencia….”Ellos honran Héroes”, dije,   y volteé. 

El hombre fruncía el ceño, un músculo se contraía en su rostro: “Jovencito, yo luché en esos días; maté asesinos, fui apuñalado, me dispararon. Tuve amigos: una buena cantidad de valientes, osados. La más bravía de todos ellos fue una joven chica.

Conocí a Tanya en el otoño del 41; Kyiv había sido invadida; yo era un soldado, tuve que ocultarme; los guerrilleros eran difíciles de encontrar; Tanya y sus amigos de la resistencia me salvaron de la muerte.

Me gustaría tener – continuó el hombre – las palabras correctas para contarte qué tipo de chica era ella; su gentil belleza describir; su magnetismo; su amor por vivir…..y ni una foto de ella sobrevivió a la guerra.

Entonces llegó el día que todos los judíos fueron ordenados reportar; debieron obedecer, Tanya no; yo ví la espantosa marcha de la muerte: barbicanos, lisiados, mujeres, bebés…..la máquina nazi les disparó, riendo, a todos. A cada uno.

No volví a ver a Tanya sonreir; “nos queda sólo un camino”, dijo ella,  y pronto empezó a cazar; papeles falsificó, una pequeña arma tomó…. Y se convirtió en una mujer-ejército, después de lo que pasó.

Cuando Tanya golpeó, aturdió de un golpe a la tropa nazi; aquéllos a los que mató, de alto rango eran; los perros de la Gestapo enloquecieron; buscaron por muchos días y noches; incluso a la SS desde Berlín, escapó.

Ella fue traicionada. Intentamos salvarla, pero fracasamos. Luego supimos que en la cárcel la torturaron más allá de lo creíble; la muerte le vino como un alivio. Tenía apenas veinte. Ni una palabra lograron obtener.

Tras la guerra conocí algunos altos puestos y, en vano, les supliqué honrar el nombre de Tanya; lo dijeron lo más directo que pudieron: “los nombres judíos no se oyen bien”; este es el mundo en el que vivimos – malo y cruel.

El hombre se bajó del tren y se desvaneció en la noche; pero no se marchó sin dejar algo en mi: su última mirada, larga y dura; los recuerdos que debo guardar; el fuego que no ha cesado de arder en mi corazón.

Author: Ucrania Fantástica

Слава Україні! ¡Que viva Ucrania! Libre, independiente, soberana

3 thoughts on “Tatyana Markus”

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s